lucianogoizuetafevrier

    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor
    • pillowbook-technicolor

PillowBook Technicolor, esta segunda etapa del PillowBook parte de la misma idea del primero: la ejecución diaria de al menos un dibujo en un cuaderno de 188 páginas. La diferencia consistía que este diario incorpora el color. Una vez lograda la primera etapa, que define una suerte de disciplina; la segunda es más laxa, postergado el ejercicio cotidiano por otros compromisos profesionales y/o personales. Igual mantiene ese espíritu libre del primero y en el se ejecutan ideas con más calma y se resuelve en un libro mucho más cuidado y sofisticado que el anterior.
Con el tiempo he extraído de estos "libro-arte", algunos dibujos para incorporarlos a cuadros de mayor formato; desarrollando ese toma y da entre ambos aspectos formales de trabajo: compartir el carácter aleatorio del libro con la búsqueda técnica y conceptual de las pinturas.